El cometa Kohoutek causó un gran revuelo cuando brilló en el cielo nocturno en 1974, antes de desaparecer repentinamente de la vista.

Para aquellos de cierta edad, el nombre “Kohoutek” siempre estará vinculado al espectáculo celestial que nunca existió. Bautizado durante meses como “El cometa del siglo“, el objeto nunca estuvo ni remotamente a la altura de las expectativas.

Cometa Kohoutek: Grandes expectativas, pequeñas decepciones

El cometa Kohoutek fue descubierto en el Observatorio de Hamburgo en Alemania por el astrónomo Dr. Lubos Kohoutek (pronunciado “Ko-ho-tek”) el 7 de marzo de 1973, mientras hacía observaciones fotográficas de asteroides. Cuando se vio por primera vez, el cometa estaba a unos 465 millones de millas (748 millones de kilómetros) del sol, cerca de la órbita de Júpiter.

En ese momento, esta era una distancia récord para el descubrimiento de un cometa, y luego era relativamente brillante, en lo que respecta a los cometas, por estar tan lejos del sol. La esperanza era que si fuera tan brillante e inusual entonces, continuaría siendo brillante e inusual mientras se acercaba al sol.

1Pero simplemente siguió siendo inusual en lugar de brillar.

Las primeras predicciones indicaron que Kohoutek se haría visible a simple vista a principios de noviembre, en el cielo de la madrugada, y brillaría a una segunda magnitud (tan brillante como Polaris , la Estrella del Norte) en Acción de Gracias, y luego se volvería tan brillante como el planeta Júpiter.

El 28 de diciembre, el cometa llegaría al perihelio, su punto más cercano al sol, a solo 13,2 millones de millas (21,2 millones de kilómetros) de distancia. Las estimaciones de su brillo luego aumentaron a una magnitud resplandeciente de -10, tan brillante que podría ser posible ver el cometa a plena luz del día a simple vista, simplemente bloqueando el sol con una mano extendida.

2La locura del cometa

cometa Kohoutek

La perspectiva de un cometa tan brillante provocó un frenesí en los principales medios de comunicación. A mediados del verano de 1973, todos sabían el increíble espectáculo del cielo que se prometía para fin de año. Se organizaron visitas a sitios de cielo oscuro para verlo. Incluso hubo un “Crucero del cometa Kohoutek” especial de tres días en diciembre de 1973 en el emblemático crucero de pasajeros Queen Elizabeth II, que navegaría hacia el Atlántico para buscar el cometa.

Se pusieron en circulación todo tipo de parafernalia de cometas: camisetas, sombreros, libros, insignias y, sí, tarjetas de felicitación navideñas en abundancia.

¿El único problema? El cometa se iluminó… pero a un ritmo mucho más lento de lo esperado.

A fines de noviembre, el cometa apenas era visible a simple vista y durante diciembre brilló de 50 a 100 veces más débil de lo previsto. Innumerables personas que se levantaron antes del amanecer, buscando un espectáculo deslumbrante, no vieron nada. Incluso el crucero tuvo mala suerte: las nubes prevalecían constantemente con mares agitados. A bordo estaba el mismo Dr. Kohoutek, quien debía dar una charla sobre “su” cometa, pero no pudo hacerlo porque se mareó.

Pero luego, cuando Kohoutek rodeó el sol el 28 de diciembre, de repente se volvió muy brillante, dando la esperanza de que compensaría con creces su pobre presentación en el cielo de la mañana al exhibir mucho mejor como objeto nocturno.

3Las mejores vistas fueron desde el espacio

cometa Kohoutek

De lejos, las mejores vistas del cometa Kohoutek fueron vistas por tres individuos que orbitaban a 432 km (272 millas) sobre la Tierra: los astronautas de la NASA Gerald Carr, William Pogue y Edward Gibson: la tripulación de Skylab 3.

Pero aparentemente, Kohoutek hizo un derroche mientras barría alrededor del sol, arrojando más gas y polvo de lo previsto. Desafortunadamente, el derroche fue de corta duración; solo una semana después, el cometa se atenuó rápidamente, hasta que no pareció más brillante que una estrella ordinaria.

4¿Que pasó?

La raíz de toda la emoción se centró en el brillo anormal de Kohoutek en el momento del descubrimiento; lo que sugería que era un objeto inusualmente grande y activo. Lo que hemos aprendido es que Kohoutek era un “nuevo” cometa en una órbita parabólica, es decir, nunca antes había pasado cerca del sol; y su superficie probablemente estaba cubierta de materiales muy volátiles como nitrógeno congelado, monóxido de carbono y dióxido de carbono. Estos hielos se evaporan lejos del sol, dando a un cometa distante una oleada de brillo de corta duración que puede elevar expectativas poco realistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.