ClonGeekGuiaSSD M.2: Pros, contras, cómo instalar y más...

SSD M.2: Pros, contras, cómo instalar y más…

Tanto si estás armando tu ordenador como si sólo quieres una unidad de disco rápida para ejecutar el sistema operativo, es aconsejable considerar una unidad SSD. Pero en lugar de elegir un típico dispositivo SATA de 2,5 pulgadas, ¿Por qué no considerar algo un poco más actualizado?

Las unidades SSD han evolucionado y han salido al mercado dispositivos que se conectan directamente a la placa base. Puede que haya oído hablar de mSATA, pero ¿Qué es una SSD M.2? ¿Y cómo se instala una en el ordenador?

¿SSD M.2 o mSATA SSD?

Cuando estés armando tu propio PC o actualices a un modelo más reciente, optar por el almacenamiento más rápido posible es una decisión inteligente. Al fin y al cabo, al instalar tu sistema operativo en un almacenamiento súper veloz, tu ordenador funcionará más rápido.

M.2, antes conocido como Factor de Forma de Nueva Generación (NGFF), ofrece un rendimiento de datos más rápido que el mSATA estándar. Como este último depende de PCIe, está limitado a 6 GB por segundo (Gb/s). Los portátiles más antiguos y las tabletas con Windows utilizan unidades de estado sólido (SSD) mSATA.

Existen tres tipos de SSD M.2:

  • SATA: Esta opción utiliza el controlador AHCI y se dirige a un puerto SATA 3.0 a través del conector M.2. Es lento, pero ampliamente compatible.
  • AHCI: Advanced Host Controller Interface es una opción más lenta que se encuentra en las placas base de bajo presupuesto y es adecuada para sistemas operativos antiguos. Las unidades SSD conectadas a través de AHCI suelen comportarse más como una DRAM que como una unidad de disco duro (HDD) estándar.
  • NVMe: La memoria no volátil Express o NVM Express se creó específicamente para las unidades SSD de nueva generación. Aunque el almacenamiento NVMe está disponible con conexiones PCIe estándar para placas base de escritorio, el factor de forma M.2 utiliza un conector diferente.

Aunque las unidades SSD mSATA son buenas, aprovecha la oportunidad de usar la versión M.2 si tu placa base lo soporta.

¿Qué aspecto tiene un SSD M.2?

Además de los dos tipos de M.2, encontrarás algunas diferencias en los conectores. Es fundamental que compres el tipo de SSD M.2 adecuado para la conexión de tu placa base. Hay tres configuraciones disponibles, que se diferencian por la posición de la muesca, el hueco en el conector del borde.

  • B: La ranura está a seis pines de la izquierda.
  • M: La ranura está a cinco pines de la derecha.
  • B&M: Presenta dos ranuras; la primera está a seis pines de la izquierda y la segunda a cinco pines de la derecha.

Evidentemente, antes de adquirir una unidad SSD M.2, es necesario comprobar la documentación de la placa base. ¡Un error podría salirle caro!

Cómo instalar una unidad SSD M.2

Antes de instalar la unidad SSD M.2, toma las precauciones necesarias en cuanto a la estática. Asegúrate también de desconectar el ordenador de la red eléctrica. Si vas a instalar un dispositivo SSD M.2 en un ordenador portátil, retira la batería.

Paso 1: Seleccionar el SSD M.2 que desea

Comienza por identificar un dispositivo de almacenamiento SSD M.2 en función de los requisitos de tu placa base y de el tipo de ranura. Este es sin duda el aspecto más difícil del proceso. Una opción recomendable es que lleves tu CPU o Case a la tienda donde vas a comprar el SSD y allí te darán a elegir entre opciones compatibles.

Paso 2: Identificar el conector M.2

Algunas placas base tienen varios puertos M.2. Uno de ellos puede ser para una tarjeta de red o algún otro dispositivo. También es posible que tu placa base tenga una configuración específica para un uso óptimo.

Por ejemplo, puede tener cuatro o más unidades SATA que requieran el uso de un puerto M.2 específico. Por lo tanto, es importante consultar la documentación de la placa base para confirmar a qué puerto debe conectarse la unidad SSD M.2.

Paso 3: ¿No hay conector M.2? Prueba con un adaptador

¿La placa base no tiene ranura M.2? Si es así, puedes comprar una tarjeta adaptadora PCIe con ranura M.2. Estas tarjetas son relativamente baratas, por lo que no aumentarán demasiado el precio si estás pensando en comprar una SSD M.2.

No hay adaptadores PCIe para portátiles, pero sí carcasas USB 3.0 para SSD M.2. Esto no es lo ideal y es inútil para arrancar sistemas operativos. Pero para el almacenamiento ultrarrápido -tal vez para la edición de vídeo de alta definición- es una opción inteligente.

Cuando compres un adaptador, asegúrate de que éste coincida con el SSD M.2 que vas a comprar. De lo contrario, será incompatible.

Paso 4: Instalar la unidad SSD M.2

Cuando estés listo para instalar la unidad SSD M.2, comienza por retirar el tornillo de seguridad del puerto. Utiliza un destornillador de cabeza para ello y mantén el tornillo a salvo. Una buena opción es pegarlo con un trozo de masilla adhesiva.

A continuación, asegúrate de que la unidad SSD y el conector coinciden, y deslízala en el puerto en un ángulo de 30 grados. En algunos casos, debería deslizarse sin demasiado esfuerzo, pero es posible que tengas que moverlo un poco.

Una vez dentro, debe permanecer en el ángulo de 30 grados; hay un ligero resorte, que verás si empujas el otro extremo hacia la placa base. Para fijar la unidad SSD M.2, empújala contra la placa base, alinea el tornillo y apriétalo.

Ten en cuenta que la posición del tornillo dependerá de la longitud de la unidad SSD M.2. Deberían existir varios agujeros para soportar diferentes tamaños de SSD. Ten cuidado de no apretar demasiado el SSD, ya que lo dañará. Vuelva a colocar la carcasa de su PC antes de arrancarlo de nuevo.

Paso 5: Habilitar M.2 en la BIOS/UEFI

Tendrás que habilitar el dispositivo M.2 en la configuración de tu PC, así que arranca directamente en la pantalla de la BIOS/UEFI (cómo comprobar si tu PC utiliza BIOS o UEFI). Busca una opción M.2 relacionada con la ranura PCI Express.

Comprueba el manual de la placa base para ver los pasos correctos, ya que diferirá de un fabricante a otro. Con el dispositivo habilitado, puedes optar por instalar Windows o el sistema operativo que prefieras.

Los dispositivos SSD M.2 son especialmente adecuados para ejecutar sistemas operativos en lugar de actuar como almacenamiento de archivos.

Obtén un almacenamiento rápido gracias al SSD M.2

Sigue los pasos anteriores para instalar una unidad SSD M.2 en tu PC o portátil, o para actualizar un dispositivo M.2 existente. Con un almacenamiento más rápido ahora instalado, tu sistema operativo arrancará más rápido y el rendimiento mejorará.

Sólo tienes que seleccionar la unidad SSD M.2 y el conector adecuados para tu placa base. Considera un adaptador si lo que quieres se sale de tu presupuesto; inserta el dispositivo con cuidado.

¿No hay opción para M.2 en tu placa base? Una unidad SSD estándar seguirá mejorando la velocidad con respecto a los discos duros tradicionales, al igual que la adición de memoria RAM adicional al sistema.

Pros

¡Más velocidad!

Si alguna vez has cambiado un SSD por un HDD, sabes el efecto que puede tener un mejor almacenamiento en tu experiencia. Algunas SSD M.2 están diseñadas para el conector PCIe, que tiene mucho más potencial que el anterior estándar para las SSD, SATA.

Si añadimos esto a la gran diferencia de velocidad de las tecnologías SSD, descubriremos que las SSD M.2 a un precio razonable pueden multiplicar por 15 la velocidad de los discos duros más rápidos.

También podrá encontrar algunas SSD M.2 que aprovechan el protocolo NVME, que ofrece una latencia mucho menor. Los sistemas operativos como Windows utilizan el almacenamiento de su ordenador todo el tiempo, por lo que una actualización hará que todo sea más fluido.

La diferencia también se notará en la mejora de los tiempos de arranque del ordenador y en la reducción de las pantallas de carga de los videojuegos.

Factor de forma compacto

En realidad, M.2 se ha utilizado como almacenamiento en ordenadores portátiles y de sobremesa durante años, pero, nunca vimos la diferencia de velocidad porque todavía utilizaba los antiguos conectores SATA.

Las típicas unidades SSD de 2,5 pulgadas tienen el tamaño de toda la mano, pero la mayoría de las SSD M.2 podrían caber en dos o tres dedos. Y lo que es mejor, los conectores M.2 se conectan directamente a la placa base, por lo que no es necesario un cableado adicional.

Las unidades M.2 reducen el peso de las SSD de 50 g a unos 7 gramos, aproximadamente el peso de una hoja de un árbol. Si estás haciendo una construcción portátil, entonces un SSD M.2 debe ser una consideración seria para reducir el espacio y el peso.

Es el futuro

Se espera que las tres innovaciones, M.2, el almacenamiento PCIe y NVME, dominen el mercado de consumo en pocos años. Hemos visto aparecer nuevos proyectos M.2 de los principales fabricantes de almacenamiento, como Samsung, Intel y Western Digital.

Si te haces con un ordenador que admita unidades M.2, te abrirás un montón de opciones de actualización en los próximos años.

Es muy fiable

Una de las principales ventajas de las SSD sobre los discos duros es que no se degradan físicamente y suelen durar más. Las SSD M.2 funcionan exactamente igual, por lo que, a diferencia de muchas nuevas tecnologías, hay poco riesgo a largo plazo y su fiabilidad es bien conocida.

Contras

Problemas de compatibilidad

Encontrar una unidad M.2 que se adapte a tu placa base puede ser un poco difícil si no estás familiarizado con esta clase de hardware. Las unidades M.2 tienen tantos detalles que hemos pensado en enumerarlos:

  1. Los conectores M.2 sólo admiten determinadas «claves», por lo que sólo pueden conectarse a conectores con la misma clave.
  2. No todas las unidades M.2 ni los puntos de conexión son compatibles con NVME, el protocolo de transferencia de datos más rápido.
  3. Es posible que tengas que cambiar tu unidad M.2 al modo PICe en la BIOS de tu ordenador.
  4. Las unidades M.2 que utilizan la conexión SATA pueden reducir el rendimiento general del ordenador.

Antes de comprar, tendrás que comprobar que tu placa base es compatible con M.2 y explorar las opciones de conexión y los pasos de configuración necesarios.

Es una fuerte inversión

Debes estar preparado para pagar hasta cuatro veces más por gigabyte que un SSD por una unidad M.2, y más si quieres las últimas tecnologías como una Intel Optane. Si vas a actualizar un sistema existente, lo mejor será que compruebes primero si tienes algún otro componente que esté frenando tu rendimiento.

Hay más en camino

Para la mayoría de los consumidores, el punto álgido de la curva precio-rendimiento está en las unidades SSD de 2,5 pulgadas. A no ser que sientas la necesidad de estar al tanto del rendimiento del ordenador o tengas una aplicación especializada, quizás sea mejor esperar.

Los precios de las M.2 son razonables desde hace poco tiempo para la gama alta del mercado, por lo que aún faltan algunos años para que las tecnologías más rápidas se impongan.

Usos recomendados para los SSD M.2

Con estas ventajas y desventajas en mente, se puede argumentar que las SSD M.2 están diseñadas para ordenadores personales y no para Workstation o equipos orientados a servidores, a medida que la escritura de datos y las opciones reducen la esperanza de vida de una unidad a menos de unos pocos meses.

Y por lo que cuestan, es inadmisible. Por otro lado, una unidad SSD sería una gran inversión para una PC doméstica; no necesitamos más de 256 GB para poder instalar nuestros programas más frecuentes y nuestro Sistema Operativo.

Ciertamente, son caros, pero su precio lo vale y obtendremos un relevo en el equipo nunca antes visto. Finalmente, otro uso muy frecuente es en portátiles, especialmente en ultrabooks, donde el espacio es muy limitado y las capacidades que aportan los SSD M.2 superan los 1024 GB.

Además, casi todos los portátiles tienen dos ranuras M.2, por lo que aunque no tengamos un disco duro, las posibilidades de almacenamiento son altas.

Modelos recomendados

Samsung 980 Pro

Capacidad: 250 GB – 1 TB | Interfaz: PCIe 4.0 x 4, NVMe 1.3c | Garantía: Garantía limitada hasta 5 años o hasta el límite de escritura previsto

Si no puedes escatimar en gastos a la hora de comprar un SSD, el Samsung 980 Pro podría ser el mejor SSD para ti. En primer lugar porque es el SSD más rápido que hemos probado, especialmente en la capacidad de 1TB.

Aunque no es la unidad SSD más barata del mercado, ofrece un gran rendimiento sin que el precio pese demasiado en comparación con sus rivales. Para aprovechar al máximo su velocidad, es imprescindible la compatibilidad con las unidades SSD de 4ª generación.

Samsung 970 Evo Plus

Capacidad: 250 GB / 500 GB / 1 TB / 2 TB | Interfaz: PCIe Gen 3 x4 M.2 | Garantía: 5 años

Samsung no deja de producir algunas de las mejores unidades SSD con cada generación, así que no es de extrañar que entre sus otros modelos de éxito encontremos la Samsung 970 Evo Plus, una de las unidades de mayor velocidad de transferencia de la nueva generación.

La Samsung 970 Evo Plus es una de las unidades más rápidas del mercado, y si excluimos la competencia interna de otros productos de Samsung, como la 970 PRO, este modelo es tan exitoso que podemos recomendarlo sin lugar a dudas a cualquiera que necesite una unidad SSD M.2 rápida y de alta calidad.

Corsair MP400

Capacidad: 1 TB / 2 TB / 4 TB / 8 TB | Interfaz: PCIe Gen 3 x4 M.2 | Garantía: 5 años

El Corsair MP400 tiene un precio similar al de las unidades SSD SATA y ofrece mucho espacio, con tamaños a partir de 1 TB. Sin embargo, no es un SSD SATA, es un SSD PCIe NVMe, que no es nada lento.

Ofrece una excelente relación calidad-precio y es adecuado para los jugadores que pueden ahorrar dinero en este componente sin sacrificar el rendimiento, para invertir en tarjetas de vídeo, placas base y procesadores (caros).

El único inconveniente es la declarada menor longevidad, pero para las actividades de juego esto no será un gran problema.

WD Black SN750 NVMe SSD

Capacidad: 250 GB / 500 GB / 1 TB / 2 TB | Interfaz: PCIe Gen 3 x4 M.2 | Garantía: 5 años

Western Digital ha estado ocupado en hacerse un nombre por sí mismo produciendo muchos de los mejores SSDs y discos duros desde hace unos años, y el WD Black SN750 continúa esa tradición reclamando el trono como el mejor SSD para juegos.

Esta unidad SSD NVMe tiene una velocidad de lectura aleatoria extremadamente alta (412,5 MB/s), que debería hacer que los juegos se carguen antes de que tengas la oportunidad de parpadear.

Y, si tenemos en cuenta que se trata de uno de los SSD NVMe más asequibles, es fácil recomendarlo a cualquier jugador que busque un nuevo SSD, sea cual sea su presupuesto.

Adata XPG SX8200SSD

Capacidad: 240 GB / 480 GB / 960 GB | Interfaz: PCIe Gen 3 x4 M.2 | Garantía: 5 años

Para aquellos que han estado esperando para reemplazar su vieja unidad con un factor de forma M.2 para obtener una unidad SSD rápida y también asequible, ha llegado el momento.

La Adata XPG SX8200 no es una de las mejores unidades SSD por su rendimiento absoluto, sino porque no hay ninguna otra unidad que pueda igualar la velocidad de esta unidad a un precio tan asequible.

Seguro que hay unidades SSD mucho más rápidas y mucho más caras en el mercado, pero esta es la unidad que podemos recomendar a cualquiera que quiera actualizarse a una unidad de estado sólido rápida, sin gastar mucho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -
- Advertisment -banner