¿Sueles pensar que no te desempeñas tan bien en tu trabajo como te gustaría? ¿Quieres mejorar la productividad en tu día a día? ¿No te sientes tan eficiente en las tareas que realizas? La productividad en el trabajo es una de las claves del éxito. Si sientes que tu desempeño no se encuentra a un nivel óptimo, sigue leyendo y te daremos consejos útiles que puedes seguir para mejorar la productividad en tu día a día.

Cómo mejorar la productividad

1. Planifica tus tareas con antelación

El desorden y la productividad no son amigos. Cada tarde, antes de dejar el trabajo, enumera las tareas más importantes que debes realizar al día siguiente. Y si bien es posible que surjan imprevistos o tengas que lidiar con emergencias o labores que no esperabas, de esta manera siempre vas a saber en qué tareas trabajar primero cuando vuelvas a sentarte frente a tu escritorio.

El tener un horario claro y establecido no solo te ayudará a organizarte, sino que también te da la satisfacción de contemplar de manera tangible las cosas que has hecho. ¡Eso te otorga motivación extra! También te ayuda a sentirte más productivo y satisfecho contigo mismo.

2. Evita la multitarea

Si bien el encargarnos de varias tareas al mismo tiempo puede parecer inevitable, a menudo, esto daña tu productividad. Diversos estudios han demostrado que intentar realizar más de una tarea a la vez genera más distracciones y reduce la calidad del trabajo.

Si realmente quieres mejorar la productividad en tu día a día, debes concentrarte en una tarea a la vez. Completa primero una labor, antes de pasar a la siguiente.

3. Toma notas

Tomar notas nos ayuda a tener presente de una forma clara y tangible lo que hemos hecho, lo que necesitamos hacer y todos esos detalles que no debemos olvidar. Los cuadernos digitales son una herramienta increíble para hacerlo, porque no solo son sumamente portátiles y nos alejan del desgaste de las lapiceras y que se nos pierdan hojas, sino que nos brindan una oportunidad más accesible y cómoda de tomar notas en cualquier momento.

4. Toma descansos regulares

Muchas veces, nos saturamos de tareas y creemos que no merecemos descansar hasta que las terminemos, lo cual desencadena un mayor agotamiento, estrés y reduce nuestra productividad, haciendo que tardemos mucho más en completar nuestro trabajo. Para mantenernos productivos, es importante tomar descansos de 5 a 10 minutos con regularidad. Puedes hacerlo después de completar cada tarea.

Cosas que puedes hacer para tomar estos descansos son caminar por un pasillo, tomar agua o té, e incluso salir a comprar café. Estos breves descansos estimularán tu circulación sanguínea y cuando vuelvas al trabajo tendrás una nueva dosis de energía.

5. Mantén tu espacio de trabajo despejado y organizado

Independientemente de si trabajas en una oficina o acondicionaste un espacio para ello en casa, nunca olvides ese dicho de que un escritorio desordenado es síntoma de una mente desordenada.

Es súper difícil mantener la mente despejada si trabajas en un entorno que está desordenado. Aparte, si trabajas en una oficina desordenada, puedes perder mucho tiempo buscando un documento extraviado bajo pilas y pilas de desorden; tiempo que podrías emplear haciendo otras tareas.

Organiza tus documentos y mantén tu escritorio lo más vacío posible. Verás cómo esto ayuda un montón a mejorar la productividad.

Esperamos que estos consejos te sean útiles, recuerda siempre que la organización y el orden son elementos claves si quieres mantener un ritmo productivo en tus quehaceres diarios. Tomar notas, establecer horarios y mantener un espacio despejado a tu alrededor te ayudarán a sentirte satisfecho con el trabajo que realizas todos los días.

Artículo anteriorApps de mensajería instantánea en 2021
Artículo siguienteTodo lo que debes saber sobre el nuevo TV LCD Ultra HD Sony X90J

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.