En agosto del año pasado, la NASA envió la sonda solar Parker hacia el Sistema Solar, con el objetivo de obtener algunas respuestas sobre la misteriosa estrella en el centro de nuestro vecindario cósmico. Ahora, más de un año después, ese pequeño robot ha comenzado a descifrar algunos de los misterios que rodean el comportamiento de nuestro Sol, después de aventurarse más cerca de nuestra estrella madre que cualquier otro objeto hecho por el hombre.

Esa nave espacial, la sonda solar Parker de la NASA, un vehículo del tamaño de un automóvil diseñado para soportar temperaturas de más de 2.500 grados Fahrenheit. Sus diversos instrumentos están protegidos por un escudo térmico extra resistente, diseñado para mantener la nave espacial relativamente fría a medida que se acerca a nuestra cálida estrella anfitriona.

La sonda solar Parker ya se ha acercado al Sol, llegando a 15 millones de millas de la estrella, más cerca que Mercurio y cualquier otra nave espacial enviada al Sol antes.

«La sonda solar Parker ya se ha acercado al Sol»…

Dice Adam Szabo, científico de la misión en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA para la sonda solar Parker .

Antes del lanzamiento de la nave espacial, los investigadores estaban particularmente interesados en aprender más sobre lo que sale del Sol. Las partículas energéticas y el plasma fluyen continuamente desde el Sol en todo momento, un fenómeno que se ha denominado viento solar. Este material altamente energizado llega a la Tierra, causando la deslumbrante exhibición de la aurora boreal.

Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el viento solar, como qué está acelerando tanto este material que puede liberarse del Sol. Aprender los orígenes del viento podría ayudarnos a predecir mejor cómo nos afectará aquí en la Tierra.

Gracias al primer pase cercano de Parker, los investigadores están aprendiendo algunas cosas sorprendentes sobre cómo la estrella se comporta más cerca de su superficie. El primer lote de resultados y teorías se detalla en cuatro artículos publicados en la revista Nature.

RELACIONADO: La NASA tomará muestras de un cráter el próximo verano

Quizás el mayor hallazgo de la sonda hasta ahora es que el campo magnético del Sol es mucho más volátil más cerca de su superficie, cambiando su dirección de un lado a otro. El campo magnético del Sol está lleno de fuerzas que se mueven en varias direcciones. Y muy cerca del Sol, la dirección del campo magnético de la estrella giraría por completo 180 grados en pequeños momentos conocidos como «retrocesos».

Los investigadores descubrieron muchos otros detalles intrigantes a partir de los datos de la Sonda Solar Parker, como la forma en que la atmósfera del Sol gira más cerca de la superficie y cómo las partículas de polvo se propagan alrededor del Sol, y aún hay más que esperar. El camino de la Sonda Solar Parker alrededor del Sol es una espiral en constante disminución, una que llevará al vehículo aún más cerca del centro del Sistema Solar en los años venideros. La nave espacial se balancea con Venus de vez en cuando, utilizando la gravedad del planeta para empujar el vehículo más cerca de la estrella. En su punto más cercano, la sonda solar Parker debería estar a 4 millones de millas del Sol.

En este momento, la nave espacial está comenzando su cuarta órbita cercana alrededor del Sol; y los resultados de hoy son solo de la primera órbita del vehículo. Eso significa que todavía hay mucho que aprender en los meses y años venideros a medida que la Sonda Solar Parker se acerca a su objetivo abrasador. Cuanto más se acerque, más detalles descubrirán los científicos, pero es posible que nunca entendamos completamente por qué nuestro Sol es como es.

Artículo anteriorApple en contra de la estandarización de los cargadores de smartphones
Artículo siguiente¿Qué es Quibi? Esto es todo lo que sabemos del servicio streaming

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.