Home Gaming Guía para construir tu propio ordenador para juegos

Guía para construir tu propio ordenador para juegos

Guía para construir tu propio ordenador para juegos

A la hora de adquirir un nuevo ordenador para disfrutar de los juegos en todo su esplendor gráfico, si quieres obtener el máximo rendimiento y la mejor calidad gráfica por tu dinero para maximizar tu experiencia (y evitar que el lag te impida disfrutar), construir tu propio ordenador para juegos personalizado es la forma más inteligente y tiene muchas ventajas sobre la compra de un ordenador de sobremesa prefabricado.

Razones de peso para construir un PC

Si aprendes a montar ordenadores para juegos, no sólo podrás estirar más el dinero y obtener el máximo rendimiento para tu presupuesto (es decir, mayor velocidad de fotogramas y mejores gráficos), sino que también podrás incluir piezas más fiables y de mayor calidad que permitirán que tu sistema funcione de la forma más fluida, fría y silenciosa posible, durante el mayor tiempo posible.

Además, si construyes un ordenador para juegos, te resultará más fácil actualizarlo o mantenerlo, ya que dispondrás de total flexibilidad y control desde el principio, lo que significa que podrás modificarlo fácilmente a lo largo de los años como mejor te parezca (y sin encontrarte con problemas).

Además, construir un ordenador para juegos significa que puedes elegir específicamente las piezas adecuadas para maximizar al máximo el rendimiento en los juegos/aplicaciones específicos que más te interesan.

Por último, pero no por ello menos importante, construir un ordenador para juegos por ti mismo también significa que puedes seleccionar el estilo, el tema y las características exactas que realmente quieres, para terminar con el ordenador de tus sueños.

¿En resumidas cuentas? Comprar un ordenador de sobremesa prefabricado, aunque resulte cómodo para los impacientes o los que no tienen tiempo, no se puede comparar con las muchas ventajas de construirlo uno mismo.

LEER TAMBIÉN: Sillas para videojuegos ¡mejora experiencia gaming!

Es posible que hayas oído que construir tu propio ordenador para juegos es muy sencillo y, en esencia, como Lego, pero para adultos. Lo mejor es que es cierto. Toda la verdad. Hoy en día, construir un ordenador para juegos es tan fácil como se suele decir en foros y otros sitios de Internet. Es realmente difícil meter la pata si simplemente aprendes un poco sobre los componentes que vas a necesitar, eliges una buena lista de piezas compatibles en función de tu presupuesto y preferencias, y luego simplemente sigues un tutorial paso a paso para instalar las piezas y el software de tu PC.

No hay nada excesivamente complicado ni técnico en aprender a montar un ordenador para juegos por primera vez.

Guía para construir tu propio ordenador para juegos

Como ya hemos mencionado, planificar y construir tu propio ordenador de sobremesa para juegos es un proceso extraordinariamente sencillo, teniendo en cuenta lo complejo que puede parecerle a un desconocido cualquiera que no se da cuenta de que no hay nada complicado ni excesivamente técnico en ello. Sin embargo, a pesar de lo sencillo que es construir un ordenador, necesitarás una guía introductoria paso a paso para seguirla como principiante.

Aprender a montar un ordenador para juegos no sólo es una experiencia inmensamente satisfactoria, también significa que puedes adaptar tu sistema a tus necesidades personales.

Si aprendes a crear tu propio ordenador personalizado para juegos, podrás asegurarte de que cada componente se adapta perfectamente a tus necesidades. No hay más límites que tu imaginación. Además, crearás un bonito vínculo entre tú y el nuevo ordenador para juegos que has ayudado a traer al mundo.

A continuación te explicamos cómo montar un ordenador para juegos paso a paso:

Comprueba los componentes

Antes de guardar todos los componentes individuales dentro del ordenador, con todas sus ataduras de cables, es una buena idea montar un banco de pruebas temporal con todos los componentes, para asegurarte de que ninguno está estropeado y ahorrarte la molestia de desmontar todo el ordenador cuando descubras que algo va mal.

Monta la fuente de alimentación

Ahora es el momento de empezar a rellenar la carcasa del ordenador con todas tus nuevas y relucientes piezas. Empezaremos por la fuente de alimentación, ya que es bastante voluminosa. Se podría pensar que es tan sencillo como asegurarse de que el logotipo del lateral está en la posición correcta, pero asegurarse de que la fuente de alimentación está lo más refrigerada posible requiere un poco más de reflexión.

Si tienes una rejilla de ventilación en el espacio donde se aloja la fuente de alimentación, como en la mayoría de las cajas de ordenador de hoy en día, lo mejor es orientar el ventilador hacia ella para que pueda aspirar aire más frío. Sin embargo, si no tienes ventilación, orientarlo hacia el interior de la caja evitará que la fuente de alimentación se quede sin aire.

En pocas palabras, una fuente de alimentación va a alimentar todos los componentes de tu ordenador, por lo que es justo que compres algo que sea fiable y pueda funcionar de forma constante.

Instala la placa base, la CPU y la RAM

Aquí es donde la máquina empieza realmente a tomar forma, con la placa base, el procesador y la memoria en su sitio. Una vez probadas estas piezas antes, puedes dejarlas en la placa. Asegúrate de que los elevadores de la placa base están en su sitio en la bandeja de montaje de la carcasa. Son los pequeños soportes en los que se atornilla la placa base.

Ahora, entiendo que esto puede no ser algo que todo el mundo está listo para decidir de inmediato, pero creo que esto sirve como la base de lo que tu ordenador de juego va a ser.

Esto significa que elegir la CPU adecuada puede ser decisivo para la experiencia de mucha gente. Pero, ¿cómo se elige la CPU adecuada? Bueno, para empezar, vas a tener que decidir si quieres ir a por AMD o Intel; una vez decidido esto, querrás empezar a considerar tu presupuesto, ya que ambas compañías tienen una amplia gama de opciones disponibles en términos de precio, por lo que podrías acabar encontrándote con algo más barato o más caro.

Lo siguiente es decidir cuál es tu propósito. ¿Estás construyendo un ordenador sólo para jugar o también quieres realizar algunas tareas de productividad? A continuación, tienes que empezar a fijarte en el número de núcleos, así como en el zócalo de la CPU. Una vez más, ambos factores son muy importantes y te ayudarán a decidir cuál es la CPU adecuada y, además, con facilidad. Sé que puede ser una situación abrumadora, pero cuanto más te centres en esto, mejor será al final del día.

Instala tu SSD o disco duro

Hoy en día, la mayoría de los chasis tienen bahías para unidades sin herramientas, lo que significa que puedes instalar un disco duro de 3,5 pulgadas en cuestión de segundos y sin destornillador. Con una unidad SSD de 2,5 pulgadas, lo más probable es que tengas que volver a sacar el destornillador y fijarla a un soporte de bahía de unidades. En ambos casos, asegúrate de que las conexiones de alimentación y datos estén orientadas hacia la parte posterior de la carcasa.

Instala la tarjeta gráfica

Ha llegado el momento de instalar el componente supermodelo de tu ordenador para juegos: la GPU. Tanto si tienes en tus manos la mejor tarjeta gráfica como si manejas un modelo básico, ésta es la parte que hace que los juegos sean geniales, proporcionando píxeles a velocidades apenas concebidas por los programadores de ayer.

Por último, pero no por ello menos importante, el tamaño es importante porque no deberías comprar una GPU que apenas quepa en el chasis, ya que causaría graves problemas en términos de flujo de aire. Por lo demás, fíjate en los benchmarks y, de paso, establece un presupuesto, porque estas cosas van a ser muy importantes en el proceso.

Gestiona los cables

Saber organizar bien los cables es todo un arte, ya que puede marcar la diferencia. Puede que parezca un monstruo de espaguetis mientras lo conectas todo, pero si le dedicas el tiempo suficiente, acabará convirtiéndose en el ordenador impoluto con el que siempre has soñado.

Si utilizas una fuente de alimentación modular, sólo tendrás que conectarle todos los cables de alimentación pertinentes, lo que lo hace menos tedioso de lo que puede llegar a ser.

Prueba tu ordenador para juegos

Cuando enciendas el ordenador por primera vez en su caja, te recomendamos que dejes el panel lateral fuera. Así te asegurarás de que todos los ventiladores giran y, si algo va mal, tendrás acceso instantáneo a la solución de problemas.

Si hay algún problema, la memoria RAM es el mejor lugar para empezar. La memoria puede ser temperamental, por lo que apagar la máquina y volver a colocar los módulos puede ayudar. Aflojar un poco los tornillos del refrigerador de la CPU también puede ser una solución rápida, ya que el soporte de montaje puede doblar la placa base si se aprieta demasiado, lo que puede afectar a las delicadas conexiones de la PCB.

Si el botón de encendido no hace nada, puede que hayas enchufado el cable de alimentación del panel frontal en el conector equivocado. Las mejores placas base para juegos tienen un botón de encendido integrado en la placa base, lo que ayuda a solucionar este problema.